Saltear al contenido principal
5 Ejercicios Para Escuchar Mejor, Mejora La Calidad De Tu Escucha Con Julian Treasure

5 ejercicios para escuchar mejor, mejora la calidad de tu escucha con Julian Treasure

Escuchar mejor, la escucha de calidad es probablemente la habilidad comunicativa que mayor impacto puede generar en nuestras relaciones interpersonales. Julian Treasure nos hace más conscientes de la importancia que tiene escuchar mejor y de lo poco que nos ayuda el contexto social y profesional en el que operamos. Julian nos empuja a tomar el compromiso de generar una ola de mejora de la calidad de la escucha en nuestros trabajos, en nuestras casas y familias, en nuestras relaciones. (Vídeo inglés subtitulado con transcripciones disponibles 7m 50s)

La escucha está en el núcleo de la calidad de las relaciones y de la empatía que genera comunicaciones y relaciones más eficaces, menores niveles de conflicto y mayores niveles de cohesión y acuerdo. Escuchar más es importante, pero escuchar mejor es fundamental.

Para ver el vídeo puedes hacer click aquí.

La escucha es esencial para cualquier persona o profesional, pero es especialmente relevante para aquellas personas que coordinan o dirigen equipos y para aquellos que tienen relación con los clientes, tanto externos como internos. Si atendemos al plano personal, es esencial en el rol parental, en las relaciones de pareja y en las familias, así como entre amigos.

En abantian nos gusta decir que cualquier conflicto o discusión comienza a desatascarse o solucionarse en el momento en el que alguna de las partes se pone a escuchar de verdad.

 

Julian Treasure (ver perfil TED) es un profesional de la escucha. Es un conferenciante habitual sobre el tema, ha escrito libros y ofrece servicios de asesoramiento relacionados a la escucha.

Si quieres ver la transcripción de la conferencia en inglés o castellano, puedes hacer click aquí.

Julian nos habla de diferentes fenómenos y comportamientos que explican el funcionamiento de la escucha. Los podemos comprender desde una perspectiva exclusivamente técnica, como si la escucha fuera sólo un fenómeno físico, o los podemos ver como fenómenos sociales, cosas que ocurren o que hacemos en la interacción con terceros, y que condicionan la calidad de nuestras relaciones.

 

El discurso tiene 3 partes. En la primera nos explica algunos fenómenos relacionados a la escucha, en la segunda parte defiende la tesis de que estamos perdiendo nuestra capacidad de escucha, y en la tercera nos propone 5 ejercicios para mejorar nuestra musculatura para la escucha.

 

Julian nos propone observar 3 fenómenos que ocurren o que hacemos al escuchar:

– El reconocimiento de patrones: en lugares en los que hay ruido somos capaces de escuchar inconscientemente algunos sonidos concretos aunque estén por debajo del nivel general, como por ejemplo cuando alguien menciona nuestro nombre, o un bebe comienza a lloriquear. Podemos pensar en qué patrones más complejos somos capaces de capturar en nuestras relaciones más relevantes.

– La habituación de señales y mensajes: cuando estamos sometidos a un sonido repetitivo, después de un tiempo de habituación terminamos ignorando o descontando la importancia o presencia de esos sonidos. Podemos observar como dejamos de ser capaces de distinguirlos salvo que hagamos un esfuerzo específico. Podemos reflexionar sobre ciertos mensajes repetitivos, o ciertas personas que nos parece que dicen siempre lo mismo, y el nivel de atención que les ofrecemos.

– Los fltros de escucha: son filtros que deforman el mensaje de forma que nos llega algo distorsionado. Están relacionados a la cultura, el lenguaje, los valores, las creencias, las actitudes, las expectativas, las intenciones que tenemos,… en definitiva a proyecciones de nuestros propios miedos y deseos, y atribuciones de los de los demás, que nos llevan a comprender una cosa diferente a la que está queriendo expresar el emisor. Ser consciente de estos filtros es un reto importantísimo.

 

Si la escucha ya es de por sí difícil habiendo comprendido los fenómenos anteriormente descritos, Julian nos alerta de que estamos perdiendo nuestra capacidad de escucha por 5 razones:

1.- Podemos grabar y registrar prácticamente cualquier cosa, por lo que el incentivo de tener una escucha precisa y de calidad ha disminuido.

2.- El mundo es tan ruidoso que es difícil escuchar, incluso buscamos refugio en auriculares, que en definitiva consiguen microparcelar los espacios abiertos.

3.- Nos hemos hecho impacientes: ya nadie quiere ni espera discursos y oratoria, esperamos impactos cortos muy sintéticos pero que carecen de profundidad, de desarrollo.

4.- La conversación y diálogo están desaparenciendo, y están siendo sustituidos por la retransmisión, el broadcasting, el “comparto desde mi facebook o twitter”, pero no tengo una conversación iterativa con nadie.

5.- Nos hemos insensibilizado, los medios tienen que gritar y chillar para poder captar nuestra atención.

 

Todo ello implica que hemos perdido la capacidad de atender a los mensajes moderados, las sutilezas, las profundidades, o las cosas que no destacan. No escuchamos los gestos, los tonos, la mirada. No escuchamos los silencios, los gestos, las cosas que no se dicen, o las formas habituales en otros que no aparecen.

 

Julian nos propone 5 ejercicios para mejorar nuestra capacidad de escucha:

1.- Resetearse: con pasar 3 minutos en silencio conseguimos rebalancear el sistema auditivo.

2.- El ecualizador: consiste en buscar distinguir sonidos en cualquier contexto. Se trata de intentar distinguir los diferentes canales por los que nos llega el sonido, e intentar captar los sonidos menos claros. Una variante de este ejercicio es hacerlo con piezas musicales de cualquier estilo, intentando distinguir, seguir e incluso aislar una voz concreta o un instrumento.

3.- Saborear: buscar belleza en los sonidos más cotidianos y monótonos o incluso molestos. Podemos encontrar patrones rítmicos o musicales prácticamente en cualquier contexto sonoro.

4.-  Posicones de escucha: se trata probablemente del ejercicio más potente. Siempre escuchamos desde una “postura de escucha”. Ser consciente de la postura desde la que escuchamos es un primer paso. También podemos ir más allá y buscar cambiar esa postura, como jugando con los filtros que operan en una postura concreta. Por ejemplo, podemos escuchar a otro desde la crítica o escepticismo, o desde el optimismo. Podemos escuchar desde el dolor o desde la compasión. Podemos escuchar desde la exigencia y rigor, o desde la aceptación del otro como ser diferente. Cuanto más posturas conoces mejor puedes manejar esta técnica.

5.- RASA: es un acrónimo que hace referencia a la escucha activa: Recibe-Aprecia-Sumariza-Ask (Pregunta). Se trata de toda una serie de señales y acompañamientos para escuchar bien y mostrar ese esfuerzo al otro.

 

Finalmente podemos hacernos algunas preguntas de reflexión:

– ¿Cómo de bien dirían mis interlocutores que yo les escucho?

– ¿Cómo de consciente soy de mis niveles de escucha?

– ¿Soy capaz de estar presente en las conversaciones y a la vez observar y monitorizar el despliegue de mi escucha?

 

Si quieres ver la transcripción de la conferencia en inglés o castellano, puedes hacer click aquí.

Si quieres desarrollar la escucha en tu equipo, o incluso personalmente, disponemos de diseños de talleres específicos para ello, con ejercicios, metodologías, técnicas e informes de feedback específicos sobre la calidad de escucha.

 

abantianBIT creado por:

Ion Uzkudun Amunarriz
email: iuzkudun@abantian.es
twitter: @ionuzkudun
linkedin: http://www.linkedin.com/in/ionuzkudunabantian/es
www.abantian.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba
Buscar